El XIV Congreso Internacional sobre Azúcar y Derivados, Diversificación 2017, concluyó en La Habana, Cuba,  luego de cuatro días de intensas sesiones de trabajo, en las que se debatieron las temáticas más novedosas del quehacer de la agroindustria.

La cita incluyó una bolsa comercial, que contó con la participación de firmas de 11 naciones; un foro de negocios -donde presentaron la cartera de oportunidades del sector para la inversión foránea-; el XXIII Congreso Latinoamericano y el III Iberoamericano de Malezas, y un Seminario del Laboratorio China-América Latina.

Este último, presidido por el coordinador del Laboratorio, Dehua Liu, sirvió para promover el intercambio académico, la formación de personal, la transferencia de tecnología y la cooperación industrial  en materia de energías limpias, cambio climático, desarrollo sostenible y vehículos eléctricos.

En la sesión inaugural, a la que asistió el vicepresidente cubano José Ramón Machado Ventura, el Director Ejecutivo de la Organización Internacional del Azúcar, José Orive, brindó una visión panorámica de la inversión mundial azucarera, y de las más recientes fusiones y adquisiciones en la esfera.

También ese día el vicepresidente del Grupo Azucarero Azcuba, Noel Casañas, destacó las principales líneas de trabajo de esa entidad, en primer lugar producir más caña, aprovechar la norma potencial en la cosecha con el suministro estable de caña y la reducción del tiempo perdido, y diversificar la agroindustria con el fin de elevar el valor agregado de las producciones.

Hizo referencia a la plantación mecanizada de caña, la calidad de la semilla y la aplicación del método de siembra de base ancha, que permite mayor productividad.

En el resumen de Diversificación 2017, el presidente del Comité Organizador, Arodis Caballero, llamó a los cerca de 500 delegados de 25 países asistentes a transformar el conocimiento en nuevas tecnologías para incrementar la producción.