Mapa del Sitio Contáctanos Inicio
 

 
 

 

I-    LA INDUSTRIA AZUCARERA DE REPÚBLICA DOMINICANA

La República Dominicana ocupa la porción oriental de la Isla de Santo Domingo con 48,745 Km2. Tiene 2.7 millones de hectáreas  en explotación agrícola, ganadera y bosques madereros. A la agricultura se destinan 1.1 millones de hectáreas, 0.9 millones a la ganadería y el restante 0.7  a la actividad boscosa. Del área agrícola en los últimos diez años,  131 mil hectáreas se encuentran bajo cultivo de caña, de las cuales cada año se cosechan alrededor de 109 mil hectáreas con una producción de caña de azúcar de 5.8 millones de toneladas métricas y un rendimiento promedio durante la década 1999-2008 de 53.4 tonelada métrica por hectárea.

De la caña producida y molida en la República Dominicana, 70 % corresponde a las centrales azucareras y el 30 %  a colonos independientes.

CUADRO NO. 1

ÁREA COSECHADA DE CAÑA DE AZÚCAR  EN HECTÁREA  1999-2008

AÑO

ÁREA BAJO CULTIVO

(Ha)

ÁREA

COSECHADA

 (Ha)

 PRODUCCIÓN

 DE CAÑA

(TM )

1999

141,043

117,536

6,399,835

2000

142,891

119,076

6,549,180

2001

153,028

127,523

6,898,994

2002

159,326

132,772

6,897,505

2003

155,194

129,328

6,725,056

2004

126,307

105,256

5,515,414

2005

116,389

89,339

4,858,059

2006

100,032

88,208

4,796,548

2007

109,855

91,542

4,977,862

2008

106,939

89,112

4,573,065

PROMEDIO

131,100

108,969

5,819,152

 Fuente: INAZUCAR

1.1.           Producción y Consumo de Azúcar.-

En igual período se producen en  promedio anual 482 mil 214 toneladas métricas de azúcar entre crudo y blanco.  La recolección por zafra de la primera representa  el 70 por ciento y de la segunda el 30 por ciento.  A partir del 2002, sólo tres  ingenios (Central Romana, Cristóbal Colón y Barahona) producen el 95 por ciento de la producción nacional de azúcar.  Durante la última zafra 2007-2008, obtuvieron al 97 por ciento de las 504 mil 748 toneladas producidas.

CUADRO NO. 2

COMPORTAMIENTO DE LA PRODUCCIÓN DE AZÚCAR, MELAZA Y FURFURAL 1999-2008

AÑO

PRODUCCIÓN

AZÚCAR

(TM)

MELAZA

( TM)

FURFURAL

(TM)

1999

412,324

38,316,632

31,230

2000

437,868

40,690,396

30,792

2001

482,256

36,213,704

30,409

2002

493,598

41,415,061

29,653

2003

496,073

37,817,697

29,433

2004

547,888

38,359,837

29,563

2005

463,856

34,239,434

30,582

2006

490,332

33,306,313

30,947

2007

493,197

33,326,867

31,884

2008

504,748

33,692,224

30,675

PROMEDIO

482,214

36,699,900

30,517

Fuente: INAZUCAR

De 11 ingenios que operaban hasta el año 2000, sólo están funcionando en la actualidad tres (3). Dos de ellos de capital privado y responsables del 90 % de la producción de azúcar. El último estatal, aunque bajo administración privada  que produce el otro 10 por ciento. Los demás están inoperantes.

El Estado poseía un total de 10 de los 14 ingenios que habían en el país hasta el 2000. Ese año se dio inicio al proceso de capitalización mediante el cual les fueron transferidos al sector privado la totalidad de los ingenios del gobierno a través de la modalidad de arrendamiento. Este proceso no tuvo éxito y hoy en día sólo uno de ellos ha sido rehabilitado,  siendo el único del grupo que se halla en operación.

Los tres ingenios en operación  tienen una capacidad instalada para procesar 33,000 TM de caña por día, y representan una molienda de 5.9 millones de TM por zafra. Pero en los últimos cuatro años la caña procesada ha venido reduciéndose hasta alcanzar en promedio por zafra 4.5 millones de toneladas equivalentes  al 76  por ciento de su capacidad instalada. Ahora bien, de los 3 ingenios, Central Romana que produce el 73 por ciento de la producción nacional de azúcar, utiliza el 88 por ciento de su capacidad. que lo convierte en el más eficiente ingenio en la República Dominicana seguido por los ingenios Cristóbal Colón, que produce el 16  por ciento y Barahona  el 11 por ciento respectivamente. Cada uno utiliza el 58 por ciento de su capacidad. Actualmente, la capacidad instalada del país es de 47,650 TM de caña por día.

El consumo de azúcar alcanza las 350 mil toneladas por año y se clasifica en 200 mil toneladas del tipo crema o morena y 150 mil blanco. De esa cantidad, el azúcar para uso industrial se eleva cada año a unas 105 mil toneladas, siendo el 63 por ciento blanco y el 36  por ciento crema o morena. El consumo per-cápita anual es de unos 41 kilogramos.

II-                EL POTENCIAL DOMINICANO EN LA PRODUCCIÓN DE BIOETHANOL.

No existen precedentes de producción de etanol en la República Dominicana. Lo que sí hay es una muy bien definida política en esa dirección y una firme voluntad  por parte del gobierno. El país ha avanzado mucho en esa dirección. Esto se evidencia con la promulgación en el 2007 de la ley número 57-07 de Incentivo al Desarrollo de Fuentes Renovables de Energía y la aprobación durante el presente año 2008  del reglamento para su aplicación. Ambas normas, constituyen el marco jurídico, elemento indispensable para la inversión de capital nacional y extranjero de cara la producción de bio-etanol.

Se combina con el marco jurídico, la firme convicción de las autoridades de la urgente  e imperante necesidad que tiene el país de insertarse en la producción de energía renovable, que posibilite una reducción de su dependencia de energía convencional, puesto que la República Dominicana depende de en su totalidad de la importación de fuentes energéticas  derivados del petróleo.

El Estado Dominicano dispone de tierras cañeras, de factorías y de otras infraestructuras. Y está en disposición de llegar a acuerdos con inversionistas que tengan interés en producir ethanol en la República Dominicana. En correspondencia con esto, la Ley de Incentivo al Desarrollo de Fuentes Renovables de energía otorga incentivos atractivos para aquellos capitales interesados en fomentar la producción de Ethanol.

LA LEY 57-07 Y LOS INCENTIVOS

1.- Exención impositiva del 100 por ciento para importaciones de:

1.1. Equipos

1.2. Maquinarias

1.3. Accesorios necesarios para a producción de energía de fuentes renovables

 

2.- Quedan exonerados durante diez (10) años:

            2.1. Los proyectos de inversión que se ejecuten al amparo de la Ley (57-07)

            2.2. Los Ingresos obtenidos de la producción de etanol y otros biocombustibles

                   Provenientes de fuentes renovables.

2.3. Los ingresos derivados de la venta e instalación de los equipos, partes y  

       sistemas producidos en el país; cuyo valor agregado tenga como mínimo un

        35 por ciento.

Son deberes de las empresas que se instalen en el país amparadas en la presente ley:

  1. Cumplir con las normas técnicas de generación, transporte y gestión técnica del sistema;
  2. Adoptar las normas de seguridad, reglamentos técnicos y de homologación y certificación de las instalaciones e instrumentos que se establezcan;
  3. Abstenerse de ceder  a consumidores finales los excedentes de energía eléctrica no consumida, si no cuenta con una aprobación específica por parte del departamento autorizado para ello.
  4. Facilitar a la administración  información sobre producción, consumo, venta de energía y otros extremos que se establezcan;
  5. Cumplir con las normas sobre permisos y estudios ambientales requeridas por la Ley General sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales No. 64-00 y sus reglamentos.

Las empresas que requieran de financiamiento externo, se le reduce a 5 por ciento el impuesto por concepto de pago de interés.  De igual manera se otorga hasta un 75 por ciento del costo de la inversión como crédito único al impuesto sobre la renta  a las empresas autoproductoras  en función de la tecnología de energías renovables asociadas a cada proyecto.  Para los proyectos de energía renovable, que reduzcan emisiones de gases de efecto invernadero, se les otorgarán certificados o bonos canjeables según el llamado “Acuerdo de Kyoto”.  Esos certificados serán emitidos por el órgano competente  que evalúe las emisiones reducidas por los proyectos, en base a los protocolos  oficiales de los  Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL).

Pero los inversionistas extranjeros  no solamente  dispondrán del mercado internacional para comercializar el bio-etanol que produzcan;  sino que también  tendrán  un mercado local, que está obligado  a suplir hasta el 2015 un mínimo del 10 por ciento de energías renovables del consumo total y hasta un 25 por ciento para el año 2025. Esto significa  un mercado local de alrededor de 50-60 millones de galones (225 millones de litros) de bio-etanol hasta el 2015 y  de más de 120 millones a partir del año 2025 (450 millones de litros). Asimismo, es de carácter obligatorio que los combustibles fósiles que se utilicen en los vehículos de motor de combustión interna para el transporte terrestre en el territorio nacional, deberán ser mezclados con proporciones específicas de biocombustibles. Las proporciones de las mezclas se establecerán gradualmente, conforme se vayan desarrollando los proyectos de producción de esos bio-carburantes.

Ahora bien, la República Dominicana representa un escenario para la inversión de condiciones favorables, excelentes y extraordinarias. El país disfruta de un régimen democrático inigualable en Latinoamérica y en muchas partes del mundo. Existe una amplia seguridad jurídica que incluye una ley de inversión extranjera que garantiza a las empresas que se instalen en el país repatriar el 100 por ciento de sus beneficios sin  restricción alguna. El clima laboral es favorable con una mano de obra cada vez más calificada y no se permite en ningún sector de la economía, el trabajo infantil.

La economía dominicana es una de las de mayor dinamismo en el mundo, con una  tasa de crecimiento del 9.5 por ciento en los últimos tres años. Es evidente la estabilidad macroeconómica, con una inflación del 7.1 por ciento en igual periodo.

En cuanto al régimen monetario y financiero,  el país disfruta de un tipo de cambio flexible, que se ha mantenido  estable en los últimos años. En cuanto a la tasa de interés activa,  aunque ha crecido un poco en lo que va del 2008, sigue siendo lo suficientemente atractiva para la inversión.

A parte  de todo esto, las empresas que allí se instalen van a operar en un país que tiene acuerdo de libre mercado  con Estados Unidos y Centroamérica.

La puesta en vigencia de la Ley de Incentivo al Desarrollo de Fuentes Renovables de Energía y su reglamento, manifiesta la voluntad del gobierno nacional por la ejecución de proyectos de fuentes alternativas. Y así debe ser, pues la República Dominicana importa la totalidad de sus productos energéticos que hasta ahora son 100 por ciento  derivados del petróleo, cuyo valor en divisas se ha incrementando constantemente, no solamente por los precios  internacionales del petróleo; sino también por el crecimiento de la demanda interna.

El valor importado de los derivados del petróleo pasó de US$ 1,667.5 millones  en el 2004 a US$ 3,267 en el 2007 para un crecimiento del 96 por ciento; estimándose que al finalizar el 2008, ese valor se eleve a US$4,500 millones para una tasa de crecimiento del 170 por ciento con relación a la factura del 2004.

Ahora bien, como  prueba fehaciente de la voluntad de las autoridades gubernamentales en fomentar la producción de energía renovables como el ethanol, se encuentran en una etapa avanzada las negociaciones entre el Estado con dos grupos de inversionistas que se proponen ejecutar dos proyectos por  US$650.0 millones para la producción de azúcar, etanol y cogeneración, en el que los inversionistas quedan comprometidos a dedicar no menos del 60 por ciento de su actividad  productiva a la producción de ethanol o bioethanol o cualquier otro tipo de energía renovable.

En tal sentido, como parte de los acuerdos, el Estado Dominicano traspasará en condiciones de arrendamiento a esos grupos de inversionistas unas 47 mil hectáreas de tierra cañera que conjuntamente con grandes porciones de tierra propiedad de colonos hacen que esos proyectos sean lo suficientemente factibles.

IMPORTACIÓN DE PETRÓLEO Y DERIVADOS 2004- 2008

(VOLUMEN EN BARRILES (BB), PRECIO US$ Y VALOR EN MILLONES DE US$)

PERÍODO

VOLUMEN (BB)

PRECIO

(US$)

VALOR

(MILLONES DE US$)

VARIACIÓN

ABSOLUTA (US$)

RELATIVA (%)

2004

42,117,463

39.59

1,667.48

-

-

2005

46,548,573

52.66

2,451.08

783.6

47

2006

46,714,306

59.68

2,788.11

337.03

12.1

2007

50,210,056

65.07

3,267.31

479.2

17.2

20081

20,392,515

91.89

1,873.86

-

-

Otro cuadro mas detallado sobre la importación de petróleo y derivado 2004-2008

 1 Importación enero-mayo.

Fuente: Banco Central de la República Dominicana.

Desde esa perspectiva, resulta obvio que el país debe abocarse cuanto antes a la búsqueda de fuentes de energía renovable. Pero esa búsqueda debe estar orientada a la solución de la problemática energética del país, no a la  solución del problema energético de las grandes economías como la  de Estados Unidos y la Unión Europea.

Esto así por cuanto es bien sabido que el recurso tierra en la República Dominicana resulta limitado a tan sólo 2.7 millones de hectáreas para explotación agrícola, y de éstas únicamente 131 mil  están dedicadas al cultivo de caña, muchas de las cuales también son aptas para la producción de bienes agroalimentarios.

De ahí, que cualquier proyecto orientado a la producción de bioethanol, necesariamente tendería a reducir, no sólo el área que se dedica al cultivo de caña para producción azucarera, sino también  la que se utiliza en la producción agroalimentaria, que para el país reviste tanta importancia como la que pudiera tener la producción de etanol.

Durante los últimos veinte (20) años y de manera preponderante entre el 2000 y  el 2004, más de 70 mil hectáreas de tierras de alta productividad que estaban siendo cultivadas de caña y de otros rubros alimenticios, pasaron a manos de particulares. Una gran parte ellas se encuentran usufructuadas por ellos de manera irregular y otra bajo contrato de venta y/o  arrendamiento. En el caso de esos terrenos, debe buscarse la fórmula para incorporarlos al cultivo de caña para la producción de bioethanol, tanto para la exportación como para uso doméstico a través de la mezcla con gasolina tal y como está consignado en la ley 57-07 del 7 de mayo del año 2007.

CONCLUSIONES.-

1-     Toda la caña que se cultiva en República Dominicana se utiliza en la producción de azúcar y melaza.

2-     De la caña producida, el 70 por ciento  corresponde a los ingenios azucareros y el 30 por ciento a los colonos independientes.

3-     El país está dotado de un moderno marco jurídico que lo hace viable para cualquier inversión orientada al fomento de proyectos energéticos de fuentes renovables como el bioethanol.

4-     Por lo tanto, la República Dominicana tiene potencial para incorporarse a la producción de ethanol orientado tanto al mercado internacional como al consumo interno a través de la mezcla con gasolina.

5-     Para ello, es necesario la incorporación de tierras tanto estatal como privada, a fin de cultivar la caña que habrá de ser utilizada en la producción de biocombustible.

6-     Todo proyecto dirigido a la producción de bioethanol debe plantearse como una prioridad fundamental, la garantía del equilibrio entre la producción de ese combustible limpio, la conservación del medio ambiente y la producción agroalimentaria.

7-     La factura petrolera de más de US$ 2,536 millones en promedio anual en el período 2004- 2007 y que se proyecta para el 2008 en unos US$ 4,500.0 millones resulta insostenible para la economía dominicana.

RECOMENDACIONES.-

1.      Dada la necesidad que tiene el país para orientarse por la producción de biocombustibles y garantizar la producción agroalimentaria, se requiere de la toma de decisiones tendentes a incorporar grandes porciones de tierras estatales en manos de particulares tanto a la producción de energía renovable como a la producción de bienes agroalimentarios.

 

2.      Es urgente que la  comisión creada mediante decreto  para la evaluación y clasificación de los terrenos  del Estado,  actúe en lo inmediato  con la celebridad requerida  a fin de que parte de esos terrenos puedan ser incorporados al cultivo de caña con fines de producción de etanol y rubros agroalimentarios.

 
  Inicio  |  Mapa del Sitio  |  Comentarios  |  Políticas de Privacidad